• abrazo - copia
     

    El blog de los fanquimistas

     
     

Ortografía y redes sociales

Posted by David Sanz Frías on 21-mar-2012 12:04:47

¿Tan importante es la ortografía en los medios sociales? ¿Es que los lectores van a dejar de leer un blog porque descubran una falta de ortografía cuando el contenido les gusta, les ayuda en su trabajo, les resulta interesante? Más aún, ¿van a dejar de ser seguidores en Twitter por este motivo, cuando es una red que propicia la escritura rápida, desde el móvil, con abreviaturas para no extenderse?

Si (aún) eres un lector de prensa escrita y distribuida en papel, seguro que te has encontrado alguna vez con una errata o con una falta de ortografía. Puede, incluso, que grave. ¿Acaso has dejado de comprar ese periódico o esa revista por una falta? En todos los medios de comunicación aparece alguna vez alguna falta de ortografía o gramatical. En todos. Somos humanos y cometemos errores. Además, en la actualidad los medios no tienen dinero ni tiempo para permitirse el lujo de contratar a un corrector ortotipográfico.

(He tenido la tentación de escribir este artículo sembrando alguna falta de ortografía no muy grave para ver si algún lector está al quite, pero al final he desechado la idea. ¿O no?)

En fin, nadie va a dejar de leer un medio, social o no, por una par de faltas de ortografía. El contenido, el fondo, es lo que importa. Pero la cosa puede cambiar si no es una falta suelta, sino que nos encontramos con una constelación de errores de libro. En este caso, la lectura puede resultar pedregosa, difícil, y la forma imponerse sobre el fondo. Por muy buen contenido que se presente, el envoltorio lo arruina. Es algo parecido a lo que ocurre cuando una web (o una revista en papel) está mal diseñada o mal maquetada: no entran ganas de leer. Más aún cuando en la mayoría de las ocasiones se lee con prisa.

Según la web Manual de Estilo para Nuevo Medios, Charles Duncombe, un empresario británico que es consejero delegado de la empresa de ventas online Justsaypleas, declaró que un sitio web con faltas de ortografía puede reducir las ventas hasta en un 50%. Y anadió que el gran problema para las empresas de internet no es la tecnología, sino la búsqueda de gente que sepa escribir correctamente.

Parece un poco exagerado ese porcentaje de reducción de ventas que señala Dumcombe, pero no hay duda que una mala redacción puede repeler a muchos lectores. Lo que es seguro es que unas correctas ortografía y gramática no hacen daño y sí pueden generar beneficios.

Posicionamiento SEO

Todo lo anterior, en lo que tiene que ver directamente con el lector, con el usuario. Pero también hay que tener en cuenta a los buscadores y su forma de elaborar las listas de las web y blogs que aparecen los primeros en las listas de una búsqueda. Hace menos de un año se propagó el rumor de que Google iba a penalizar la mala ortografía en su famoso algoritmo, castigando al contenido que tuviera errores ortográficos. Finalmente, se descubrió que no era así. Sin embargo, una web con faltas de ortografía puede ser penalizada indirectamente. Un sitio mal escrito tendrá menos visitas, menos enlaces y menos menciones.

Pero, sobre todo, lo que demuestra una mala ortografía es una enorme pereza por parte de quien haya escrito al texto, ya que internet pone al alcance de cualquier usuario, de una forma cómoda y rápida, herramientas de consulta. Lo que demuestran las faltas de ortografía es que el redactor de ese artículo o ese tuit no ha querido perder veinte segundos en consultar una palabra.

Son indispensables el Diccionario de la Real Academia de la Lengua, la web de la Fundéu (que, además, adaptándose a los nuevos tiempos, admite consultas a través de Twitter que son contestadas diligentemente -comprobado-) y, para traducciones y consultas de un idioma extranjero, Wordreference. Pero hay muchos otras herramientas y recursos en el artículo citado más arriba del Manual de Estilo y en muchos otros artículos.

Escribir de forma correcta no es difícil y sólo puede traer beneficios.

Subscríbete a nuestro blog

Nuevo llamado a la acción