• abrazo - copia
     

    El blog de los fanquimistas

     
     

Controla tus instintos en las redes sociales

Posted by Fanquimista on 22-nov-2011 16:25:29

Leo en Tecnología Pyme un original e interesante artículo titulado "Los siete pecados capitales de la empresa en las redes sociales". El título es un acierto porque las redes sociales se han convertido en casi una religión para muchos. Y, como toda religión, tiene sus ritos, sus normas y, quienes se atrevan a transgredirlas, recibirán su castigo. Que, en este caso, no es más que emplear mucho tiempo en tratar de captar clientes sin ningún resultado.

Además, es una divertida (y fácil) forma de recordar siete consejos sobre lo que no hay que hacer a la hora de gestionar las redes sociales de una empresa. También es una forma de recordar que buena parte del éxito en una estrategia de márketing social depende de algunos sacrificios y de poseer más paciencia que el santo Job (que podemos ver en la imagen de arriba). No exite el camino fácil. Tampoco en la religión 2.0.

Recordando esa gran película que fue <i>Seven</i>, vamos a ver los siete pecados capitales de las redes sociales:

Avaricia

Las redes sociales fueron diseñadas para comunicarse, bien de manera individual, con los amigos y familiares, bien en una relación empresa-cliente o incluso empresa-empresa (B2B). Sin embargo, algunos community managers ven los 700 millones de usuarios de Facebook como potenciales clientes de sus servicios. Esa avaricia por abarcar demasiado, esa falta de especialización (que es tanto como decir ese desconocimiento de la propia empresa) a lo único que puede llevar es a que los clientes que sí estarían interesados en esa empresa se escapen como en una red de pesca con los agujeros demasiado grandes. Siguiendo con el símil cristiano: Jesucristo era un pescador de almas, comenzó con doce apótoles, pero ahora tiene millones de seguidores. ¿Pero cuántos siglos han pasado?

Pereza

Aquí se refiere a la pereza a la hora de generar contenidos originales e interesantes. A veces, pecamos de un exceso de copia-pega, un pecado venial, sin importancia (siempre que se cite la fuente), pero que, al no aportar nada nuevo al lector, hará que vayan a oír a otros predicadores. Hay que buscar nuevas parábolas que la gente no conozca.

Ira

Algunas empresas (o sus responsables de márketing) no aceptan las críticas y llegan a su casa enfadados, peleados con el mundo. Precisamente las redes sociales son la mejor forma de recibir críticas constructivas: de unos clientes que, en su mayoría, lo hacen con la mejor intención. Ni el mejor y carísimo estudio de mercado puede compararse con un usuario sincero y respetuoso que ofrece su parecer esperando ser escuchado. Hay que aprender a escuchar. Con humildad.

Un caso especial es el de los famosos y Twitter. Pero no cualquier celebridad, sino aquellas que han convertido su persona en poco menos que una empresa. Conversan con sus fans, hasta que meten la pata hasta el fondo y, entonces, ante el aluvión de críticas y mofas de la comunidad, reniegan de las redes sociales. El medio nunca es el problema. De todos son conocidos varios de estos ejemplos que no es necesario mencionar.

Envidia

Aquí se pueden diferenciar dos tipos de envidia. Ante la gran empresa: pecado en el que caen, normalmente, las pequeñas o negocios de ámbito local que pretenden comportarse como esas multinacionales que despliegan campañas respaldadas por una enorme inversión. Hay que saber estar en el lugar en el que le corresponde a cada uno y no pretender ser más de lo que se es.

El otro tipo de envidia se produce ante los temas del momento. A veces, se quiere comentar cualquier asunto candente, aunque se desconozca, aunque nada tenga que ver con la actividad de la empresa, algo que muchos internautas no perdonarán. Ya lo hemos dicho alguna vez, no valorar la inteligencia del usuario las redes sociales nos marcará para siempre un estigma virtual difícil de borrar.

Soberbia

La comunicación con el usuario debe ser de tú a tú, en el mismo plano y siempre con la máxima educación. A esto hay que añadir la humildad necesaria para reconocer los errores y dar una respuesta rápida y adecuada. Ya se ha dado algún caso en el que la pronta rectificación de un error unida a una disculpa sincera, a la postre, ha reportado beneficios para la empresa. Las redes sociales están gestionadas por seres humanos y todos nos equivocamos. Pero el usuario lo sabe y perdona los errores, siempre que sean de buena fe.

Lujuria

No el plano sexual, claro, sino en el empresarial: no desearás al usuario del prójimo. La competencia en algunos sectores es voraz. Los métodos empleados siempre deben ser lícitos.

Gula

Comer y comer hasta reventar, agrandar el número de usuario, seguidores o fans un punto en el que no se pueda gestionar. En las redes sociales es más importante la calidad que la cantidad. Mejor una pequeña ración de jamón de pata negra que miles de hamburguesas.

Subscríbete a nuestro blog

Nuevo llamado a la acción